No funcionaría, nunca funcionaban sus planes. Y a lo que le llevaba seguir ideas descabelladas era a moretones y gritos, horribles bramidos de dragón, que la recriminaban y culpaban. Se sintió muy insegura. Un despojo mal trecho, a medio camino entre humana y cosa.

¿Se acercaba otra vez, pediría ayuda al monstruo o se escondería?

PEDIRAYUDAALMONSTRUO