Gritó por ayuda. 

En eso él entró por la puerta un pegaso, vino a salvarla. Se subió en el corcel alado Y salieron volando. Por fin estuvo a salvó, la habían rescatado al último momento.

Amaba la sensación de volar. 

Aunque eso ocurriese en su cabeza.